viernes, enero 05, 2007

DESCANSE EN PAZ

Me acaban de contar la historia de C.A.P, uno de los dos ciudadanos ecuatorianos asesinados por ETA en el atentado del pasado día 30 de diciembre en el aeropuerto de Madrid-Barajas, y no he podido resistirme a postearlo. Sé que me salgo de la temática principal pero tenía que publicarlo.

C.A.P. llegó a España hace cuatro años huyendo de la pobreza en la que vivía (al igual que gran parte de la población en su país). Mensualmente mandaba dinero a Ecuador, gracias al cuál su familia podía mantenerse; su madre es ciega y su hermano está enfermo. Sus compañeros de trabajo en la fábrica valenciana de plásticos, recuerdan que C.A.P. era un gran trabajador y muy introvertido. Iban a hacerle fijo en un par de meses.
Una vez más, las injusticias se acentúan con los más desfavorecidos.

1 comentario:

itziar dijo...

La misma reflexión vale para D.A.E.: han muerto dos personas, pero dos familias enteras se quedan sin sustento... Espero que las indemnizaciones y la nacionalidad española les ayuden a sobrevivir.