martes, enero 29, 2008

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA SEGÚN THE ECONOMIST

Os dejo un resumen interesante que hace Antonio Vives sobre algunos artículos publicados por THE ECONOMIST acerca de la Responsabilidad Social Corporativa:

Muchos recordaran que el 22 de enero del 2005 The Economist publicó un extenso reporte sobre Responsabilidad Social de la Empresa, RSE, bajo el titulo “La buena empresa: una mirada escéptica a la responsabilidad social de la empresa”. Este fin de semana publicó otro sobre el mismo tema bajo el titulo que podríamos traducir como “Sencillamente buen negocio”. El reporte del 2005 concluya lapidariamente, yendo mas allá que Milton Friedman, que “el negocio de los negocios es hacer negocios y no hace falta pedir disculpas”. Este reporte dio lugar un volumen sin precedentes de “cartas al director”. Si bien la revista se dió que cuenta de que se le había ido la mano (aparentemente el autor del reporte dejó la revista poco después), pero no siendo prudente “pedir disculpas”, comisionó un artículo firmado (inusual en The Economist) para que el director mundial de la consultora McKinsey expusiera su visión de que la RSE podría ser ventajosa para el negocio (28 de mayo del 2005). Un principio de mea culpa. El reporte del 2008 concluye que si bien falta mucho por lograr para integrarla a la estrategia de la empresa, la responsabilidad empresarial es “sencillamente un buen negocio”. La conversión de The Economist es completa y lo reconoce.

jueves, enero 03, 2008

"ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE" ES MI ELECCIÓN

Como muchos de vosotros sabéis, recientemente me he incorporado al mundo laboral. Desde hace años tenía claro que una de las primeras cosas que iba a hacer con mi primer sueldo era hacerme socio de una ONG por derecho propio y no gracias a los pagos de mi madre, destinando así parte de mis ingresos a proyectos que creo que pueden ayudar a muchas personas.
Mi decisión de la ONG a la que afiliarme se basó en tres pilares diferentes: debía trabajar en proyectos de pobreza extrema (que recuerdo que afecta a alrededor de 1.000.000.000 de personas en el mundo), emplear un alto % de los fondos a la misión (sin que se pierdan en costes administrativos o de marketing) y tener una reputación contrastada en los últimos años.
Para este proceso, me ayudé de la Fundación Lealtad, de la que ya hemos hablado aquí anteriormente y que realiza informes anuales de las ONGs que operan en España. Fundación Lealtad aporta información valiosísima del uso real que dan las ONGs a los fondos que reciben y además audita a las organizaciones para acreditar que se están cumpliendo los Principios de Transparencia y Buenas Prácticas.
Mi selección final fueron cuatro organizaciones diferentes de las que finalmente me quedé con Acción Contra el Hambre por diferentes razones (por ejemplo, descarté IO porque toda mi familia es socia). Una de los datos que me empujaron a elegirla fue que destina hasta un 89,9% de sus fondos a las misiones, un porcentaje que se encuentra bastante por encima de otras ONGs.

Con este post no quiero decir que Acción Contra el Hambre sea la decisión correcta, ya que ha estado influenciada por mi situación personal, sino simplemente mostraros cuál ha sido mi lógica y las fuentes de información que he utilizado para elegir la ONG que quiero apoyar.